Domingo , 22 julio 2018
Principal / Noticias Deportes / Wimbledon, víctima de sus tradiciones

Wimbledon, víctima de sus tradiciones

En un torneo en el que las normas exigen de forma estricta blanco impoluto en la vestimenta de los jugadores, regañan cuando se corre por el recinto, el campeón del año anterior estrena la hierba y hasta las fresas tienen que ser con nada líquida o no ser, comenzar puntual es fundamental para salvaguardar también las tradiciones. La pista Central se abre, con puntualidad inglesa, a las 13.00 hora local. Ni un minuto antes ni mucho menos un minuto después. A esa hora salieron a jugar Kevin Anderson y John Isner, los primeros semifinalistas del día. Y derivó en un maratón de época.

Ya desde la jornada anterior la pregunta sobrevolaba: ¿por qué ese partido en primer lugar? El planeta tenis está acostumbrado a que ambos jugadores, excelentes sacadores -acumulan 173 saques directos el sudafricano, 213 el estadounidense en este torneo-, alarguen sus sets hasta el tie break. En los once partidos precedentes, disputaron quince de los 27 sets en la muerte súbita. No fue una excepción ayer, alargada su contienda hasta las seis horas y 36 minutos para convertirse en el se

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Utilizamos cookies propias y de terceros para elaborar información estadística y mostrarte información personalizada a través del análisis de tu navegación, conforme a nuestras  políticas de cookies.  
Al pulsar en "ACEPTAR" o SI CONTINUAS NAVEGANDO, estás aceptando su uso.
Lee nuestras  políticas de privacidad   y  condiciones de servicio. Al pulsar en "ACEPTAR" o SI CONTINUAS NAVEGANDO, estás aceptando ambas.