Sábado , 19 enero 2019

«Bullshit»

El joven presidente de Canadá, Justin Trudeau, es el gobernante occidental que mejor simboliza el mantra cultural del «progresismo», izquierdismo sentimental que combina su vocación ternurista con su voluntad de implacable imposición y obsesión por la imagen. Es notorio que a Trudeau le gusta disfrazarse. Y su mejor disfraz es el de tierna alma sensible. Le gusta presentar a Canadá como el país bondadoso frente a unos Estados Unidos. Así hay que entender el anuncio de Canadá de que «abrirá las puertas a un millón de inmigrantes». Su vecino Donald Trump diría que es «bullshit», en traducción libre, «caca de la vaca». Y tiene razón. Trudeau vende como caridad la rutina interesada.

Anuncia Trudeau que dará residencia a unos 370.000 extranjeros al año hasta 2020. A inmigrantes con cualificaciones para sectores con demanda. El año pasado Canadá regularizó la residencia a unos 300.000. Es decir, serán pocos más. Eso sí, intensifica la captación de ingenieros, informáticos y otros técnicos. Los llama a que abandonen los países donde fueron formado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Utilizamos cookies propias y de terceros para elaborar información estadística y mostrarte información personalizada a través del análisis de tu navegación, conforme a nuestras  políticas de cookies.  
Al pulsar en "ACEPTAR" o SI CONTINUAS NAVEGANDO, estás aceptando su uso.
Lee nuestras  políticas de privacidad   y  condiciones de servicio. Al pulsar en "ACEPTAR" o SI CONTINUAS NAVEGANDO, estás aceptando ambas.